Carlos Scolari es uno de los principales referentes en habla hispana sobre el análisis de la comunicación digital interactiva. Unos años después de graduarse como licenciado en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario, se instaló en Turín, en donde trabajó mucho tiempo como diseñador multimedia haciendo comunicación de empresas y diseño de interfaces, entre otras actividades. Sin dudas tanto esa experiencia como el Doctorado en Lingüística Aplicada y Lenguajes de la Comunicación que obtuvo en la Università Cattolica di Milano (dirigido nada menos que por Gianfranco Bettetini), lo prepararon para desarrollar el tipo de investigación que realiza, focalizada en las transformaciones que se producen en los actuales entornos de comunicación. Y también, para difundir a amplia escala los productos que genera.

Actualmente Scolari vive en Barcelona, en donde trabaja como profesor titular en el Departamento de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra. Pero sus textos circulan y se leen en varios lugares y se identifican en parte como expresión de la denominada Ecología de la Comunicación, corriente a la cual tengo la impresión que ha contribuido a reposicionar, al menos en el cono sur. Después de varias décadas de ser relegada de los centros de formación académica y criticada por ser considerada determinista e incluso poco seria, la herencia de Marshall McLuhan se ha revalorizado en el nuevo contexto tecnológico. El propio McLuhan Jr. se ha ocupado de ello, pero también el MIT a partir de los trabajos de Henry Jenkins y otros analistas americanos y europeos. Y en español, sobre todo Scolari.



Así que lo contactamos para conversar sobre las actividades que está desarrollando en este momento y, como siempre, hizo un lugar en su agenda y nos respondió con amabilidad.

Contanos en qué proyecto estás trabajando actualmente

En este momento, además de mis actividades como docente de grado y postgrado, estoy coordinando dos proyectos de investigación complementarios, uno internacional (Transmedia Literacy, financiado por el programa H2020 de la Unión Europea donde participan instituciones de 8 países) y otro español (Alfabetismos Transmedia, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad donde participan universidades de 5 comunidades autónomas). El objetivo de los dos proyectos es analizar qué están haciendo los adolescentes con los medios; nos interesa mapear las competencias transmedia y las estrategias de aprendizaje informal que están desarrollando fuera de la escuela. Entre ambos proyectos participan más de 50 investigadores.

En tu interés por el análisis de narrativas transmedia enfocás los formatos crossover ¿a qué se refiere esa idea? ¿qué características tienen esos formatos?

El crossover es un concepto que viene del mundo del cómic, por ejemplo cuando la DC o la Marvel juntan en un mismo comic book a varios personajes (Batman y Superman, Ironman y Spiderman, etc.). Actualmente su uso se ha extendido a otros tipos de combinaciones textuales, por ejemplo los videos paródicos de los hermanos Fine donde se cruzan personajes de la serie Lost con Batman, el Joker, Michael Jordan o Gandalf. Me interesan mucho estos formatos textuales creados por los usuarios dado que son un componente fundamental de las narrativas transmedia.

A propósito de las creaciones de los usuarios, desde hace un tiempo se ha instalado la idea de prosumidor para referirse al usuario de los medios digitales interactivos. ¿Cómo entendés ese concepto? ¿Te parece adecuado?

Partimos de una base: el concepto de "audiencia" está marcado por el modelo uno-a-muchos del broadcasting. Las audiencias "oyen", es un concepto que viene de la radio, pasa a la televisión y sirve para nombrar a esas masas de receptores que consumían un contenido de manera simultánea. Esas audiencias hoy están atomizadas, se han fragmentado en millones de situaciones individuales de consumo mediático. No es causal que investigadores de los medios como Mario Carlón o José Luis Fernández –por nombrar a dos colegas argentinos con los cuales estamos en contacto e intercambio permanente- ya estén hablando del post-broadcasting. Por otro lado, los receptores no solo consumen contenidos: también los producen. De ahí viene el concepto de "prosumidor" (prosumer), el cual fue originalmente introducido por el futurólogo Alvin Toffler en The Third Wave, un libro del 1980. Podría decirse que este concepto está impregnado de economicismo y, si es utilizado solo en esa dimensión, puede reducir procesos que admiten muchas dimensiones más allá de la económica. Algunos autores como Axel Bruns han propuesto algunas alternativas, como "produsuario" (produser). Es posible que estos desajustes semánticos sigan por un buen tiempo, no resulta fácil poner en palabras procesos que están transformándose y asumiendo nuevas dimensiones de manera muy rápida.

Más allá de las designaciones, hay cada vez más contenidos producidos por los usuarios y tu trabajo consiste en parte en analizarlos ¿qué alcance te parece que tienen estos contenidos entre todos los que circulan por la red digital? ¿Pueden diferenciarse tipos de contenidos producidos por los usuarios?

Desde una perspectiva estrictamente semiótica que un texto forme parte del canon (o sea, que haya sido producido por el creador del mundo narrativo) o haya sido creado por un fan, es irrelevante. Como decía Umberto Eco, el "autor empírico" está fuera del texto y, como se sabe, la semiótica tiende a focalizarse sólo en el texto. "Fuera del texto no hay solución", decía Greimas. Si vamos un poco más allá de la semiótica o la narratología, la producción textual de los fans también puede ser investigada aplicando los instrumentos de la etnografía tradicional o virtual. En este caso el análisis se focalizaría no tanto en los textos producidos sino en los procesos de producción, circulación y apropiación textual. Todavía nos faltan estudios más profundos sobre este tipo de actividad; por ejemplo no tenemos una buena taxonomía de estas prácticas, una tipología de las diferentes formas que adopta el fenómeno (no todos los fans son prosumidores, el grado de participación y acción dentro del mundo narrativo puede variar, etc.).

Cuando trabajamos con los textos creados por los fans debemos tener en cuenta otra cuestión: los fans pueden producir textos de una calidad narrativa y técnica que, a veces, no tienen nada que envidiarle a los textos oficiales. Algunas producciones realizadas por fans –como el largometraje colaborativo Axanar realizado por los fans de Star Trek – tienen un elevado nivel técnico y están teniendo problemas de copyright porque son difíciles de diferenciar de las obras que constituyen el canon oficial. O sea: a menudo no es fácil decir a primera vista si un contenido fue producido por un fan o si forma parte del mundo narrativo oficial.

Finalmente, hay que considerar que la creación de contenidos generados por usuarios no solo se produce en el ámbito de la comunicación: también muchos artistas la promueven. En Colabor_arte. Medios y artes en la era de la producción colaborativa (La Crujía, 2012) abordamos este tema con Mario Carlón.

¿Tiene ventajas ser un productor de contenidos? ¿Conviene crear condiciones para que los chicos y adolescentes puedan aprender las competencias necesarias?

Muchos jóvenes ya están produciendo contenidos y los están compartiendo en las redes sin que la escuela o los padres se lo hayan enseñado. Éste es el gran tema de investigación de los proyectos que coordino. El objetivo final de ambos proyectos, además de mapear las competencias transmedia y las estrategias informales de aprendizaje, es diseñar una serie de actividades didácticas para recuperar esos conocimientos y explotarlos dentro del aula. Nos interesa acercar el mundo de los jóvenes al de las instituciones educativas y generar nuevas dinámicas de enseñanza-aprendizaje inspiradas en esas prácticas extra-escolares.

Entonces, por favor manténgannos al tanto de los avances. Muchas gracias, Carlos.



Carlos A. Scolari. Profesor titular del Departamento de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona). Investigador Principal del proyecto Transmedia Literacy (Programa H2020 de la UE). www.hipermediaciones.com / www.modernclicks.net / @cscolari

FOTOGRAFÍA DE TAPA: MATTEO CIASTELLARDI