Luis Alberto Quevedo es director de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) sede Argentina y profesor regular de la Universidad de Buenos Aires. Es sociólogo y desde finales de los ochenta ha combinado su interés por la política con sus análisis sobre consumos culturales y medios de comunicación.

Ya en 1990, en un estudio del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (junto con Oscar Landi y Ariana Vacchieri) vislumbraba una credibilidad fragmentada en los medios de comunicación. Y desde entonces, se ha dedicado a poner en evidencia las estrategias de la videopolítica y a interpretar los comportamientos de los públicos. En 2015 publicó La cultura en Argentina hoy (Siglo XXI), una compilación de ensayos que buscan “pensar dónde estamos e imaginar dónde vamos”, reconocer tendencias entre las prácticas y las industrias culturales.

Beto Quevedo es profesor e investigador. Pero también pone los pies en las lides de la política. Fue asesor de imagen de la campaña de Daniel Filmus para Jefe de Gobierno porteño en 2007 y 2011. Y estuvo directamente involucrado con el gobierno kirchnerista ya que entre 2003 y 2015 formó parte del Gabinete de Asesores del Ministerio de Educación de la Nación. Por eso nos interesó especialmente charlar con él en esta coyuntura, en medio de la campaña electoral. Hablamos sobre la relación que tiene el gobierno nacional con los llamados “medios hegemónicos” y el modo como, más allá de los acuerdos efectivos que existan, esos medios instalan las agendas de la pos-verdad (aquellas que tienen que ser permanentemente desmentidas). Le pedimos que analizara la situación actual de los medios que apoyaron explícitamente al gobierno anterior y se refirió también al estilo de comunicación de Cristina, con medios pero sin periodistas. Sin embargo, por más que nos empeñáramos en conversar sobre los medios, terminaba imponiéndose la comunicación digital y la estrategia en las redes. Para Quevedo, las tecnologías interactivas permiten realizar el anhelo de Roosvelt de hablarle al oído a la gente. Y dice que en ese sentido, el macrismo corre con ventaja porque conoce mejor los lenguajes de las redes, porque tiene una enorme capacidad de trabajar a través de una metodología de big data (comprando servicios de acceso a bases de datos segmentadas) y de conocimiento casi personalizado del “vecino” al que se dirige y cuyo voto busca captar. Hoy en día la política pasa por otros lugares y el que llegó primero es el macrismo. Eso no significa que les resuelva el gran tema de la política, dice.

Quevedo escribe muy lindo, y por eso creo que es una pena que no escriba y publique más. Pero también habla muy lindo y claro, transparentando su posicionamiento partidario. Vale la pena escuchar esta entrevista que hicimos el 8 de septiembre pasado! Muchas gracias, Beto


FOTOGRAFÍA DE TAPA y PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL: José Ricciardi