Asistente de investigación UMI.
Encargado de medios de apoyo técnico pedagógicos en educación primaria y secundaria.

La población estudiantil en nuestro país se encuentra totalmente afectada debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, ya que se busca evitar la propagación del Covid-19. Las instituciones educativas han tenido que reorganizarse y activar un plan de contingencia de enseñanza digital, para que los estudiantes no pierdan el año escolar por completo.

Luisa Brumana, Representante de UNICEF Argentina, sostiene que: “Las personas adultas al cuidado de los chicos y las chicas tienen la responsabilidad de ayudarlos a continuar su educación en casa generando nuevas rutinas. Ya sea a través de la lectura, el aprendizaje mediante juegos, trabajando con ellos en las tareas escolares que envíen sus docentes y ayudándolos a participar de manera segura en plataformas de aprendizaje en línea” .



¿Pero qué sucede cuando los padres, las madres y otras personas a cargo no comprenden y no utilizan las nuevas tecnologías? Desde que comenzó la cuarentena en Argentina en marzo pasado, tanto los directivos como los docentes, los estudiantes y las familias, hemos estado y estamos recorriendo un camino en el cual se presentan muchos obstáculos digitales.

Aquí es donde entra mi rol: soy Encargado de medios de apoyo técnico pedagógicos (EMATP) de un colegio y mi función consiste en brindar herramientas digitales o nuevas TICS que enriquezcan las propuestas de los docentes o directivos. Sin embargo, frente a este escenario de aislamiento obligatorio mi rol cambió y me presentó nuevos desafíos, así como también nuevas limitaciones. Hoy acompaño y asisto a las familias que tienen que acompañar a los y las estudiantes y enfrentan una serie de dificultades y de dudas con respecto a todo lo que tiene que ver con los recursos tecnológicos.

Me encontré una gran cantidad de problemas como la falta de conectividad, la falta de dispositivos dentro del grupo familiar o la falta de conocimiento sobre muchas herramientas digitales. Esta situación nos pone a idear estrategias para ayudarlos y que los y las estudiantes no pierdan la posibilidad de seguir su proceso de aprendizaje.

Madres y padres hacen y han hecho un gran esfuerzo para familiarizarse con innumerables recursos tecnológicos que desconocían. La situación de la cuarentena ha hecho que ellos pongan todo su empeño para poder acompañar el proceso educativo de sus hijos.

Hoy mismo están en un proceso de crecimiento: pasan de ser personas que podrían considerarse analfabetas digítales, a crear y manejar mails, ingresar a las videoconferencias, estar constantemente en contacto con la escuela de forma digital. Al principio no fue fácil, muchos padres estaban reacios a las nuevas tecnologías rechazaban su utilización, pero de a poco fuimos tratando de implementar modalidades de acercamiento. Les brindamos instructivos escritos, que acompañamos con videos tutoriales en donde podían aprender distintos recursos y acciones: cómo ingresar a un navegador web, cómo ingresar a Google, crear un mail, enviar un mail, ingresar al Drive, descargar una aplicación, ingresar a las videollamadas y muchas otras funciones.

Muchos de estos padres hoy se sienten orgullosos de todo el proceso que están llevando a cabo, que son capaces de asisitir el proceso educativo de sus hijos y lo más lindo es que no se rinden. Si encuentran alguna dificultad que no les permita seguir, me mandan un WhatsApp para consultarme. Por ejemplo, me ha sucedido de enseñarles herramientas que nada tienen que ver con el ámbito escolar, que para otras personas pueden ser tan sencillas y básicas como hacer una compra online desde aplicaciones como PedidosYa. En algunos casos simplemente ellos mismos son los que investigan y buscan la forma de resolver esa dificultad. Se han podido adaptar de manera activa y saludable a la tecnología y le han sacado provecho para hacer otras actividades como el estar comunicados con sus familiares o amigos que hoy, por cuestiones de la cuarentena, no pueden visitar.

Aún falta camino por recorrer, existe una Brecha Digital en muchas de las familias que asisten al colegio, pero se está trabajando para achicarla cada vez más.