Licenciada y Profesora en Sociología, maestranda en Comunicación y Cultura (FSOC-UBA).
Becaria UBACyT, Programa SOCInfo-IIGG-UBA. Integrante de la Red de Investigadores sobre Apropiación de Tecnologías Digitales (RIAT).

En términos muy generales, el especismo es un tipo de discriminación basada en la especie y un modo de constitución del sujeto moderno y de las prácticas socioculturales y representaciones sociales que demarcan cómo nos relacionarnos con los animales no humanos. El movimiento animalista, también llamado movimiento por la Liberación Animal y asociado a la ética vegana, es uno de los movimientos sociales en red que busca generar trasformaciones en las prácticas especistas. Éstas se encuentran materializadas en distintas actividades de la reproducción del modelo productivo, el estilo de desarrollo y de consumo donde se usan, explotan y asesinan animales. Se trata de los ámbitos de explotación y maltrato animal vinculados con la experimentación, la alimentación, el entretenimiento, las fiestas tradicionales, la vestimenta y los trabajos involuntarios. Los animalismos antiespecistas, se configuran como el rechazo a toda discriminación relacionada con la especie, problematizando una concepción sociohistórica sobre los animales que los ha identificado en términos de objetos y propiedad de la especie humana.
Tomando el caso de organizaciones que se identifican con el movimiento animalista, se reconoce que encontraron en la intervención estética recursos propicios para exponer y visibilizar la cuestión especista. Estas novedosas tácticas, amplían las formas de saber-hacer y los métodos de combate mediante los cuales un movimiento puede comunicar, demandar y/o conquistar una causa, contribuyendo a las estrategias comunicativas de los grupos. Se trata de actividades y producciones relacionales y comunicativas que utilizan recursos estéticos y se constituyen a través de la mutua implicación entre prácticas artísticas varias con la acción política y las relaciones sociales, mediante la producción de imágenes, audiovisuales, signos e íconos.
En este artículo el hincapié está puesto sólo en algunas de las intervenciones analizadas en la tesis de quien les escribe . Las organizaciones analizadas fueron Asociación Animalista Libera, #SinZoo y Animal Libre. Para abordar sus repertorios, la estrategia metodológica implementada articuló la observación participante en las intervenciones registradas que abarcaron del 2013 al 2018, con la observación de los sitios digitales de estas organizaciones y entrevistas semiestructuradas con sus referentes y activistas.
En su participación en el Veg Fest de 2013 realizado en el Hotel Bauen, pudo observarse cómo en su mesa informativa, Libera puso a disposición del público todo un conjunto de recursos que propician la transmisión de información antiespecista (imagen 1): folletos a color sobre sus campañas y proyectos, reproducción de un documental subtitulado sobre agroindustria y explotación animal y otro sobre su campaña Basta de Tracción a Sangre, tarjetas personales de contacto. Asimismo, el banner dispuesto detrás pretende atraer la atención mediante la imagen de una vaca acompañada con la frase “Los animales no son cosas”, dando cuenta de la perspectiva que les identifica.

Imagen 1: Mesa informativa de Libera (Delegación Bs. As.) en Veg Fest, CABA, 2-11-2013.
Fuente: Fotografía propia.

Otro método de comunicación ligado a la realización de prácticas socioestéticas recurrido por algunos nodos de este movimiento, es el uso de disfraces. Éstos buscan llamar la atención de una manera muy directa. Tomando una intervención de #SinZoo del 23 de julio de 2017 en las inmediaciones del predio del actual Ecoparque de Buenos Aires (imagen 2), el activismo se realizó durante vacaciones de invierno, momento del año donde muchas niñas y niños son llevados por sus familiares de paseo. El activista disfrazado de león llevaba, además, un cartel hecho con una fotografía a color de un mono enjaulado que evocaba “Vos pasás 5 min. Yo me quedo toda la vida” . En su conjunto, su actuación medió de estrategia conectiva entre la causa y les transeúntes, especialmente a partir de la interacción entre el activista disfrazado e infantes que, como explicó una de las referentes: “nos servía, porque la gente veía al león y todos los nenitos corrían a que el león los salude y ahí entrabamos nosotros con los volantes para explicarle a los adultos…”. La táctica del disfraz incrementó la atención del público potenciándose la instancia de diálogo y la posibilidad de generar una toma de conciencia en consumidores y/o potenciales consumidores del zoo, sobre la situación que atraviesan los animales dentro de esta institución de encierro animal.

Imagen 2: “Concientización en vacaciones de invierno. ¡No al Ecofraude!, CABA, 23-07-2017.
Fuente: Fotografía de Ana Veg. recuperada de la página de Facebook de #SinZoo, Sección Fotos: Álbum “Concientización en vacaciones de invierno. ¡No al Ecofraude!”.

Para la Semana Mundial Libre de Carne que abarca del 15 al 21 de junio de cada año, Animal Libre organiza degustaciones de comida vegana, dando constancia de otra de las prácticas socioestéticas mayormente recurridas en la acción animalista. Una de estas degustaciones, fue realizada el 16 de junio de 2018 en la Ciudad de Buenos (imagen 3). Junto a su stand ploteado con una composición de imágenes de diferentes especies de animales, instalaron una mesa rectangular donde quién quisiera podía acercarse y probar de manera gratuita comida vegana, es decir, comida sin ningún tipo de ingrediente que contenga fuente animal (ni carne, ni lácteos, ni huevos). La acción también ofició para recolectar firmas en apoyo al Proyecto de Ley “Mi Menú Vegano” bajo el cual se dispondría que todas las instituciones públicas del territorio argentino (escuelas, servicios penitenciarios, universidades, hospitales, etc.) deben contar con un menú de comida vegana y vegetariana. De lo que se trata es de interpelar la curiosidad, propiciando espacios de intercambio y diálogo entre activistas y ciudadanes.

Imagen 3: “Degustación de comida Vegana” por la Semana Mundial Libre de Carne, y recolección de firmas para Proyecto de Ley “Mi Menú Vegano”, Parque Centenario, CABA, 16-06-2018.
Fuente: Fotografía propia.

Las características de las acciones animalistas, se apoyan en una carga simbólica destinada a interpelar las emociones, sentidos y códigos culturales. Apelando al shock o impacto emocional más que racional, las instancias de comunicación de los objetivos, demandas e intereses de los grupos se respaldan en la interpelación simbólica, dada ésta mediante el uso de imágenes, el cuerpo y el habla de les activistas. Pero, por otro lado, en el caso de una degustación, las personas pueden llegar a conocer sobre especismo, veganismo y antiespecismo a través no sólo de un impacto visual, sino del gusto y el olfato, cuando se acercan a una mesa y prueban comida hecha sin ningún tipo de explotación ni uso animal. Siguiendo la perspectiva sociohistórica de Charles Tilly, los repertorios que escogen y practican los movimientos sociales para llevar a cabo sus demandas e intereses son muchos, pero no son ilimitados. En este sentido, las estrategias socioestéticas forman parte del conjunto de técnicas y formas de saber-hacer colectivas, no sólo en lo que respecta a las tres organizaciones aquí recuperadas, sino también, se observan en la producción de acciones colectivas de otros nodos del movimiento que actúan en nuestro país y en diferentes localidades y regiones del mundo.